Pruebas de Nivel – Evaluación Interna – 1ª parte

Desde hace unos años las administraciones públicas nos vienen dando la tabarra sobre la evaluación de los centros. Primero, con el Plan de Evaluación Interna y después con la Evaluación de Diagnóstico de las Competencias Básicas. La primera resultó interesante, no por el modelo en sí, sino por los datos que nos reveló sobre el funcionamiento real del centro y que en estos últimos cursos hemos ido puliendo para acercarnos a un estándar subjetivo de calidad del mismo que nosotros nos hemos marcado.

Y digo subjetivo porque ni las reuniones interetapa con ESO, ni los modelos estandarizados del Plan de Evaluación han sido capaces de determinar dónde erramos y qué deberíamos mejorar, sino que ha sido todo un proceso de estudio minucionso de nuestro funcionamiento lo que nos ha ido dando las pistas de dónde deberíamos profundizar.

De todo este trabajo realizado por el equipo directivo y la orientadora del centro, hemos desarrollado algunas herramientas que nos están viniendo de perlas para mejorar la calidad del servicio que ofrecemos a la comunidad, uno de cuyos elementos fundamentales son las Pruebas de Nivel que hemos diseñado y pulido en estos últimos cursos.

Nada tienen que ver con la Evaluación de Diagnóstico, porque estas pruebas sí que se centran en el trabajo real del aula y no en lo que en teoría deberíamos hacer. Casi nadie trabaja por competencias o proyectos en el colegio y, por lo tanto, evaluar de algo que no se hace es un absurdo. Ya sabemos nosotros que los resultados no pueden ser maravillosos porque la realidad nada tiene que ver con los instrumentos que la evalúan. Así que creamos nuestras propias pruebas de nivel. Esto no significa que no vayamos pasito a pasito intentando convencernos a nosotros mismos de la utilidad de esta nueva metodología, pero eso llevará mucho tiempo. Las cosas no se han hecho bien desde un principio y la mentalidad del maestro no puede cambiarse de la noche a la mañana con un decreto y una idea genial del pedagogo de turno, entre otras cosas porque llevamos tantas ideas geniales en los últimas décadas que no han servido de nada, que los profesionales están como muy  escépticos de que sirvan para algo. Si además no se les forma ni motiva para que esos cambios se traduzcan en resultados, pues me diréis para qué ha servido la tan cacareada Evaluación de Diagnóstico.

Opinión personal, como todo en este blog.

Anuncios

Anímate a comentar que SecreCole lo hacemos entre todos y muchas gracias por tu interés.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s